Ciencia, salud y sabor

Cuando de salud bucodental se trata, la prevención supone más del 80 por ciento del éxito. Nuestros dientes y encías necesitan cuidado continuo debido, principalmente, a que la boca es la zona de nuestro cuerpo que más expuesta se encuentra a los agentes externos, siendo, al mismo tiempo, la entrada de nuestro aparato digestivo. Esta es una de las razones por las cuales las infecciones de garganta y resfriados comunes se encuentran entre las enfermedades más habituales.

Pero al contrario que ocurre con el dolor de garganta, muchos de los trastornos bucodentales cohabitan con nosotros de forma silenciosa, sin apenas síntomas que den la cara. Problemas como la caries o la gingivitis pueden ser sintomáticos demasiado tarde, es decir, pueden ser tratados por nuestro dentista de forma rápida y sencilla; pero hay que reparar las secuelas que éstos han dejado en nuestra boca. Para evitar lamentarnos, es fundamental seguir un sencillo consejo: ¡pregunte a su dentista!

¿Qué puedo comer?

Puede parecer raro pedir consejos nutricionales, o de alimentación a nuestro dentista, pero en realidad es muy natural: nuestros dientes tienen una ocupación a menudo olvidada y que va mucho más allá que la función estética de mostrarse blancos y ordenados al sonreír: ¡los dientes sirven para masticar los alimentos, nuestra boca sirve para comer! Aquello que comemos es responsable de la mayoría de problemas bucodentales. Es por ello que las clínicas dentales más punteras cuentan con expertos dentistas que pueden asesorarle en materia de alimentación sana.

Un ejemplo de esta nueva generación de odontólogos concienciados con el cuidado de la alimentación es el libro, ‘Abriendo boca’, en el que su autora, la doctora Macarena Rodríguez Santiago de la clínica dental Vélez & Lozano, despliega un sencillo recetario con toques mediterráneos, que ayuda a sus lectores a mantener a raya las enfermedades periodontales. Este excelente libro viene de la mano de los últimos estudios científicos, que avalan cada una de las recetas, combinando tres ingredientes poco comunes: ciencia, salud y sabor.

2. Abriendo-boca-alimentación-sana-encias-dentista-murcia
Portada del libro de la doctora Macarena Rodríguez Santiago, editado por la clínica dental Vélez&Lozano.

En líneas generales, hoy sabemos que una dieta en la que los carbohidratos refinados y los azúcares están presentes puede ser sinónimo de una flora bacteriana activa en nuestra boca. La descomposición de este tipo de alimentos da alas al crecimiento y multiplicación de las bacterias en nuestra boca, algunas de las cuales son responsables, en última instancia, de la aparición de enfermedades periodontales o caries.

Por otra parte, bebidas tan habituales en nuestra dieta como los refrescos carbonatados pueden ser la causa de que nuestros dientes se debiliten, sean más proclives a la sensibilidad dental y más vulnerables ante las agresiones bacterianas.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s