Los tres errores comunes en el cepillado de nuestros dientes

En esta nueva entrada queremos hacer un repaso por los tres errores más comunes en el cepillado de nuestros dientes.

La rutina del cepillado, indispensable para una higiene bucodental completa, no es tan habitual como muchos pensarían; según la última Encuesta de Salud Oral realizada por el Consejo General de Colegios de Dentistas Españoles, en torno a dos de cada diez mayores de 65 años no se cepillan los dientes nunca. El dato llama la atención, pero queda en nada si lo comparamos con el número de personas que cepilla sus dientes a diario con una técnica incorrecta, un cepillo inapropiado o con una frecuencia insuficiente. Para evitar este tipo de problemas, hoy os proponemos un repaso por los tres errores muy comunes.

12. Cepillado-Dental-Consejos-Periodoncista-Murcia

Un cepillo de dureza excesiva
Los cepillos dentales poseen diferentes características, en función del tipo de dientes, de nuestra edad, etc. Del mismo modo que un niño no debe utilizar un cepillo para adultos, muchos adultos emplean cepillos cuyas cerdas son demasiado duras para sus dientes y encías. Al contrario de lo que muchos creen, una dureza excesiva no elimina la placa de manera más efectiva, en ocasiones es justo al contrario, ya que puede llegar a erosionar el esmalte y los tejidos que rodean y sujetan nuestros dientes –el periodonto-, haciéndolos más sensibles al ataque bacteriano.

Técnica incorrecta
Una buena técnica de cepillado correcta debe utilizar movimientos verticales que pasen de encía a diente, en ángulo de 45 grados con respecto a la superficie de las piezas dentales. Es importante dedicar el tiempo y la presión adecuada: en torno a tres minutos es un tiempo más que suficiente, siendo la frecuencia correcta entre dos y tres veces diarias. Si la presión es excesiva y además cepillamos con un movimiento horizontal, es probable que nuestro esmalte sufra abrasión y desgaste, por lo que en muchos casos su dentista le recomendará un cepillo eléctrico con control de presión. Ante cualquier duda, acuda a su odontólogo y pida consejo.

Cuidado con los ácidos
Tanto las bebidas carbonatadas, como algunos alimentos ácidos son tremendamente lesivos para el esmalte. Si tras ingerir una de estas bebidas, cepillamos los dientes, entonces el destrozo es aún mayor. Algo muy similar ocurre cuando vomitamos, ya que los jugos gástricos son corrosivos y debilitan la defensa natural de nuestros dientes. Es importante que en estos casos esperemos en torno a treinta minutos antes de cepillar los dientes.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s