¿QUÉ ES LA PRESERVACIÓN ALVEOLAR?

Después de una extracción dental se produce una remodelación del hueso alveolar, produciéndose una pérdida de volumen que afecta a tejidos duros y blandos. Esta pérdida puede verse acentuada si va unida a una patología dental previa periodontal, endodóntica o una extracción agresiva.

Normalmente, la superficie que más proceso de remodelación sufre y, por lo tanto, mayor pérdida de volumen, son las tablas vestibulares o externas frente a las palatales o linguales (internas).

Estos defectos anatómicos, que se producen de forma fisiológica, pueden dificultar la posterior rehabilitación estética y funcional del diente o dientes perdidos, tanto con implantes como con otro tipo de prótesis fija.

Para evitar o disminuir este proceso, existen técnicas de preservación alveolar.

Estas técnicas están basadas en tratamientos de regeneración guiada, donde evitamos el colapso de los tejidos blandos y dirigimos la formación de los nuevos tejidos a través del coagulo dental, ayudándonos de membranas de barrera y materiales de relleno.

En un principio se utilizaron membranas barrera no reabsorbibles, las cuales obligaban a una segunda intervención y tenían muchas complicaciones técnicas y postoperatorias. Actualmente, la utilización de membranas que son reabsorbidas por el organismo son en la mayoría de los casos las de elección, ya que presentan menos complicaciones y no son tan dependientes de la técnica, siendo su mayor inconveniente el tiempo de reabsorción.

En cuanto al material de relleno, cada vez se tiende a utilizar menos hueso del propio paciente, sirviéndonos de este solamente cuando queremos aumentar el potencial de regeneración, por ejemplo en la mandíbula.

Son, por tanto, los huesos de origen animal o completamente sintéticos los de elección en estos casos.

Una vez pasado el tiempo mínimo de curación (4-12 meses, dependiendo del material utilizado y tipo de alveolo), nos encontramos un hueso maduro con unas características similares al hueso alveolar normal.

Este tipo de técnicas, no contraindica la futura colocación de implantes, incluso puede realizarse a la vez si el caso lo permite.

 

preservacion alveolar
Posibles evoluciones de un alvéolo post-extracción con y sin preservación. 

Diferentes vistas de un alvéolo pos-textración tras el proceso de curación con pérdida de tejidos duros y blandos en volumen.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s