¿Tu primer beso? Consulta a tu dentista

Existen besos de todas clases: tontos, furtivos, enamorados, pasionales, cariñosos e incluso accidentales, pero lo cierto es que hasta el más absurdo de ellos suele conseguir sacarnos una sonrisa. Y eso es porque el beso es una forma de comunicación no verbal que no entiende de culturas, un lenguaje universal que activa el cerebro y lo hace bailar en un escalofrío eléctrico, un relámpago que nace en una de las partes más sensibles de nuestro cuerpo, nuestros labios.

Esta semana, desde la bitácora de la clínica Vélez & Lozano queremos hablarte de la parte oscura de los besos. Aquellos problemas bucodentales que pueden aparecer y cómo prevenirlos.

Los 501 peligros de un beso

Besar es una de las más dulces actividades, sobre todo cuando el amor y el verano están presentes. Sin embargo, besar a la persona equivocada puede tener sus consecuencias negativas: en concreto, existen más de 500 consecuencias negativas posibles. Este es el número de posibles virus, bacterias y patógenos que pueden contraerse tras un solo beso, según la Academy of General Dentistry, el segundo colegio de dentistas más importante en Estados Unidos y Canadá.

beso-6

Entre los problemas más comunes encontramos algunos que a menudo debe tratar el médico de familia, como la mononucleosis -o enfermedad del beso-, o el herpes labial. Pero también existen otros que sorprenden a muchos, como la caries. Sí, lo cierto es que el beso puede transmitir numerosas bacterias, entre otras, las responsables de problemas odontológicos como la caries. Además, las bacterias también pueden transmitirse a través de la saliva, las enfermedades periodontales, como la gingivitis o la periodontitis.

Pero, ¡¡¡qué no cunda el pánico!!! No hay por qué privarse de el placer de un buen beso, ni siquiera sentir miedo -a no ser que temas enamorarte-. En la mayoría de casos, una visita al dentista no solo puede ayudarnos a sentirnos más cómodos y seguros, sino que, además, una boca sana es un lugar con mayor posibilidad de repeler los ataques externos, impidiendo que estas bacterias que afectan a tu salud bucodental puedan convertir tu boca en su hábitat.

¿Y si el beso no es en la boca?

Cuando el beso o besos están destinados a otras partes del cuerpo pueden existir otra serie de problemas asociados, en especial cuando hablamos de sexo oral. En estos casos es importante tomar precauciones con nuevas parejas o en situaciones de especial riesgo, ya que numerosas enfermedades de transmisión sexual pueden contagiarse a la cavidad bucal.

beso_frente_n-672xXx80

Entre las ETS más comunes encontramos la sífilis, la gonorrea y el temido virus del papiloma humano, responsable en ocasiones de cáncer oral y orofaríngeo. La gran mayoría de estos problemas pueden curarse de forma rápida y eficaz cuando un profesional médico los detecta a tiempo. Sin embargo, y como suele ocurrir en estos casos, la prevención es mucho más eficiente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s